Cargando...
Facultad de Ciencias Forestales y Conservación de la Naturaleza, Universidad de Chile

Facultad de Ciencias Forestales y Conservación de la Naturaleza, Universidad de Chile

Buscador de noticias

Por título o palabra clave

Temas

Reflexiones en el cumpleaños Nº 60

60 años de excelencia en la formación de Ingenieros Forestales, en la Universidad de Chile. Una de las profesiones más jóvenes del país, pero que ha aportado enormes beneficios, tanto en lo académico, social, económico, como ambiental.

La carrera se crea en el año 1952, a partir de la formación agronómica, como una consolidación del quehacer forestal en el país, que para la época, casi no exportaba productos forestales y tenía un desarrollo marcado, a partir  del bosque nativo. Contrachapados de araucaria, madera aserrada de roble, raulí, pisos de mañío, durmientes de ulmo, tineo, roble, coigüe, tejuelas de alerce, entre otros.

La Ingeniería Forestal, hacia la década del 60, comenzó a tomar conciencia de las plantaciones, especialmente con Pino radiata, progresivamente las tasas de crecimiento de esta especie, empieza a atraer la atención de los fabricantes de papel y celulosa y se despierta la demanda.

La Ingeniería Forestal en la Universidad de Chile, nace con la escuela europea, por un convenio entre Naciones Unidas y el gobierno francés, a través de su cooperación técnica y cultural, proveen los primeros académicos que desde la Universidad de Nancy, comienzan a formar a los primeros profesionales forestales en Chile.

Paralelamente, se da creación al INFOR, se inician las carreras forestales en la Universidad Austral y en la de Concepción, se consolida CONAF como institución regenta de la política  y fomento de la actividad forestal en Chile. Se inician también las plantaciones de Eucalyptus y progresivamente, el sistema legal protege especies como la Araucaria, el Alerce y otras. De esta forma la demanda por madera de los complejos comienza a virar fuerte y decididamente hacia las plantaciones.

Para ello, se ocupan preferentemente y en un comienzo, terrenos erosionados, arenales y cordillera de la costa fuertemente degradados. En 1974 con el Decreto 701, se crea un incentivo de fomento a la forestación, con los cual las plantaciones empiezan a adoptar superficies importantes. Se llega incluso a tasas de forestación de 100.000 ha por año.

La demanda por Ingenieros forestales crece de una forma impresionante, la Universidad de Chile, sobrepasa la inscripción anual con más de 100 alumnos, de crean además las especialidades en Manejo Forestal y en Tecnología de la Madera, esto hacia 1973, cuando se crea también la Facultad de Ciencias Forestales.

La formación del forestal en esa época tenía un gran énfasis en la producción forestal, desde la creación del recurso, con todo el ingrediente silvícola, pasando por gestión y caminos, para concluir en la cosecha, ya para distintos usos, madera pulpable, tanto para celulosa, como para tableros, madera aserrable, debobinable, libre de nudos, etc. Existe una creciente inversión en la industria Forestal y comienzan a abrirse mercados internacionales para la exportación a gran escala. En esa época, las exportaciones forestales, alcanzaban apenas los 30 millones de US$.

Comienza de esta forma uno de los grandes logros de la profesión forestal, las principales compañías y empresas, basan o comienzan a basar sus necesidades de materia prima en dos especies, Pino y Eucalyptus. En ese entonces se bordeaban cerca de un millón de ha de plantaciones. Nuevas plantas de celulosa, nuevos aserraderos y nuevas fábricas de tableros, con un auge de la industria de partes y piezas de muebles que también penetran con énfasis al mercado de exportación.

La investigación científica y tecnológica en las ciencias forestales, también se ven fortalecidas, la Universidad de Chile, La Austral, la de Concepción, el INFOR y distintas formas de fomento, principalmente de CONICYT, proyectos FONDEF, FONDECYT, se agregan al respaldo privado, en muchas de estas tareas. Principales áreas como genética forestal, estudios en zonas áridas y semi-áridas, procesos de protección de la madera, manejo de cuencas, silvicultura en bosque nativo, incendios forestales, entre otras.

En la actualidad, Chile exporta más de 5.300 millones de dólares en productos forestales a más de 2600 clientes, en todos los mercados, preferentemente asiáticos, europeos y norteamericanos. La sociedad ha tomado plena conciencia de la importancia del bosque en el medioambiente y por lo tanto los sistemas de certificación, de procesos productivos, sociales y ambientales están vigentes.

La aprobación en 2008 de la nueva Ley del Bosque Nativo, vino a llenar un espacio muy importante, que permite hoy mirar con tranquilidad el futuro de las más de 13 millones de ha de bosque nativo de su fauna, flora asociada, etc.

La Universidad de Chile, cuenta con más de 1600 egresados, tanto de su carrera de Ingeniería Forestal como de Ingeniería de la Madera. De ellos más de 810 cuentan con su título profesional, siendo la lejanía a su Alma Mater, el principal obstáculo para recibirse.

La FCFCN mira el futuro con tranquilidad porque, en 2009 comienza a estudiarse y se implementa en 2012, el curriculum por competencia, que significa una formación más integral para el estudiante, la malla curricular, para los alumnos antiguos, se especializa en producción, industrias y conservación, con herramientas transversales, como la investigación y la innovación, más del 76% de sus profesores poseen el grado de Doctor, en los dos últimos años, más de 1 millón de US$ se ha implementado en infraestructura, tanto en su Campus Antumapu, como en las estaciones experimentales de Pantanillos y Frutillar, en las cuales los alumnos realizan sus prácticas, contamos con dos Magister, en asociación con otras Facultades, de la Universidad de Chile, también contamos con un Programa de doble titulación con la Universidad de Córdoba, España y se mantiene intercambio académico, con las universidades de Friburg, Münter, Nancy, Madrid, Syracuse, entre otras.

La Ingeniería Forestal de la Universidad de Chile, sigue siendo de excelencia, sus alumnos son todos con promedios superiores a los 600 puntos PSU y en el ámbito profesional, se han abierto nuevos rumbos: certificación medioambiental, forestería urbana, biomasa y bioenergía, madera y biocompuestos en la construcción, geomática, productos no madereros, entre otros. El país necesita a estos profesionales, para un escenario más prometedor en lo que a medio ambiente se refiere, paliar los efectos del cambio climático, mantener e incrementar la vida silvestre, resguardar el adecuado uso del recurso hídrico, mejorar su bosque nativo.

En este aniversario, de 60 años, saludamos a todos nuestros colegas de la U, y les aseguramos que así lo haremos, ya que contamos con los mejores capitales humanos, hacemos la mejor investigación científica y tecnológica y proyectamos nuestro quehacer a la sociedad a través de una adecuada política de extensión.

 

 

 

 

 

 

Javier González Molina, Decano Facultad de Ciencias Forestales y de la Conservación de la Naturaleza

Miércoles 16 de mayo de 2012

Compartir:
http://uchile.cl/n81584
Copiar